Juegos Olímpicos en la Grecia antigua

Feb 20, 2018 | Blog, Olimpia

Olimpia era uno de los santuarios más importante  de los griegos antiguos, un lugar de culto a Zeus, el primero entre los dioses. En su honor se realizaban los Juegos Olímpicos cada cuatro años durante cuatro días. La importancia  de estos juegos era evidente dada la multitudinaria participación de las ciudades estados griegas, que mantenían una tregua de hostilidades mientras duraba su celebración.

Cada ciudad-estado aspiraba a enorgullecerse de tener la mayoría de campeones olímpicos, y esto dio como resultado la ratificación de muchas leyes que fomentaban el deporte. Sin embargo, la Olimpiada fue una celebración religiosa y no solo una serie de eventos deportivos, como es el caso hoy en día.

Evidencias arqueológicas sitúan la primera Olimpiada en el año 776 a. C.  Al día siguiente, después de la luna llena del solsticio de verano (un día de Julio) un pequeño pastor de Ilida, Korinos, derrotó a sus oponentes y se convirtió en el primer campeón olímpico de la historia.

La competencia en sus comienzos era sólo para atletas que participaban en diferentes carreras. Los eventos acapararon  tal interés que en las siguientes Olimpiadas participaron todos los estados griegos, aumentando las competencias de 2 a 24, entre otros; saltos, lucha, tiro boxeo, disco y jabalina.

Las Olimpiadas de la Antigüedad incluyeron una cantidad significativa de eventos. Muchos de estos son antepasados de los deportes olímpicos modernos y tienen términos y reglas que no son desconocidos para los atletas modernos.

Preparación y conducción de los Juegos

Un conjunto de reglas, que se comunicaba  durante los Juegos Olímpicos, regulaban la organización de los eventos. Una restricción básica se refería a los no griegos, los esclavos y las mujeres, a quienes se les prohibió participar.

En cuanto a los atletas que deseaban  participar se requería  que llegaran a Elis un mes antes de los juegos y para entrenar bajo la supervisión de los administradores y comisarios (literalmente, los jueces griegos). Este era una especie de entrenamiento preliminar o piloto, durante la cual el jurado era libre de elegir aquellos que estaban bien entrenados. Además, los atletas tenían  que demostrar que estaban entrenando sistemáticamente en los últimos diez meses antes de las carreras.

Al llegar a Ilida, los atletas continuaban entrenando. Había dos escuelas secundarias que los atletas podrían utilizar para su entrenamiento antes de las carreras: un lugar destinado a los corredores y los pentatletas y la plaza de los luchadores y boxeadores. El gimnasio destinado a la formación de niños se llamaba Maltheo.

Los luchadores que participaban en las diferentes categorías lo hacían completamente desnudo. El culto al cuerpo era practicado con demasía en la antigua Grecia, por eso las Olimpiadas también era una oportunidad para calificar a los hombres más esbeltos y de cuerpos simétricos de toda Grecia. A los atletas se les permitía llevar una falda; aunque más de alguno se despojaba de ella en plena competencia para paliar el gran calor reinante en la zona.

Una de las principales tareas de los jueces (helanódicas) estaba relacionada con la edad de los atletas que participarían  en los Juegos y en función de cómo clasificarlos en diferentes grupos. Muy pequeño no eran admitido, mientras que los que habían alcanzado la mayoría de edad podían participar en la competencia para los hombres. Los niños participaban en los eventos especiales que se realizaban en el segundo día de las carreras.

Los árbitros, con la ayuda de sus administradores, eran los encargados de hacer cumplir las reglas, o de lo contrario aplicar algún tipo de castigo: un castigo corporal, una multa, o la exclusión de la competencia.

La palabra “felonía” describe cada violación de las normas, así como la búsqueda de la victoria con engaño. Por eso los participante juraban sobre los genitales de un jabalí sacrificado acatando las reglas de la competición. Los jueces también tenían sus juramentos en el cual su principal característica era la imparcialidad.

La monumental estatua del dios Zeus, una de las siete maravillas del mundo antiguo. era el lugar lugar para que los deportistas hicieran  su juramento de honor en la participación de los Juegos Olímpicos.

Poetas y filósofos

Desde todos los confines del  mundo griego, los espectadores llegaban  para ofrecer sacrificios a los dioses y héroes y para ver los Juegos Olimpicos. Ricos, pobres, políticos, hombres de ciencia, comerciantes, oradores, poetas y filósofos, hacían de los Juegos Olímpicos una oportunidad para prevalecer sus ideas, intrigas y menesteres de sus actividades cotidianas. Llegaban a Olimpia para no perderse la oportunidad de mantenerse informado de los últimos acontecimientos, ya que con la cantidad de personas que llegaban de toda Grecia, era fácil informarse de lo que estaba sucediendo en tierras helénicas.

La victoria como símbolo del espíritu y la unidad

Los atletas en la antigüedad competían por la gloria, lo que se traducía en una corona de hojas de olivo, el árbol sagrado de Olimpia. Este premio de la corona de hojas fue establecido en las fiestas sagradas de Delfosen honor a  Apolo, pero a diferencia de Olimpia en Delfos las coronas eran de hoja de laurel.

La importancia de la victoria era incalculable. El campeón olímpico cuando regresaba a su ciudad  disfrutaba de grandes premios. Habían ciudades amuralladas que dejaban de serlo al tener entre  sus ciudadanos un campeón olímpico. Un premio era también una escultura  y barriles de aceite de oliva. Quedaban liberados de pagar impuestos durante toda su vida.

Inicialmente, la victoria fue un logro serio que honró no solo al atleta sino también a su ciudad. Unos años después de la era homérica, los logros personales no podían percibirse sin la contribución y el reconocimiento de la ciudad del atleta. La victoria del atleta estuvo inseparablemente ligada a la victoria de la ciudad, que constituyó el único cuerpo colectivo con derecho a atribuir gloria y honor.

El objetivo principal, sin embargo, de los que competían no era desarrollar una cierta capacidad física a expensas de los demás, sino lograr un desarrollo equilibrado de los valores físicos y morales.

Además, la recompensa moral fue lo que hizo que la victoria mereciera todos los esfuerzos y el dolor físico. Los olímpicos compartieron la grandeza y la gloria eterna de los primeros héroes míticos. Ganar era el más alto honor que un mortal podía lograr porque ganaba una reputación inmortal gracias a los dioses que lo favorecían y lo ayudaron a ganar. El favor de los dioses y el amplio reconocimiento que el ganador disfrutaba de su ciudad era el premio más importante por el que valió la pena hacer todos los esfuerzos en la carrera por ganar.

juegos olímpicos

Estadio de Olimpia

Los juegos Olímpicos comienzan a sucumbir

Alrededor del año 350 a. C. los Juegos Olímpicos llegaron a su punto máximo, en el momento en que Grecia era conquistada por los romanos. Con los romanos las Olimpiadas tomaron otro rumbo, se introdujeron otro tipo de competencia y las reglas de los juegos sufrieron alteraciones, sobre pasando el exigente instructivo reglamentario de los juegos creados por los griegos, que hasta ese momento eran reglas perfectas que se practicaban con una disciplina absoluta. Pero con los romanos todo eso cambió.

Para los romanos las peleas eran espectáculos, actuaciones y no competencia entre todos los ciudadanos. Por lo general, los atletas eran esclavos o gladiadores. Los romanos de primer orden se mostraron reacios a exhibirse públicamente, lo que revela una actitud negativa hacia el deporte. Olimpia dejó de ser el centro del mundo antiguo, y las luchas como institución ahora honraban al emperador romano.

Nacidos para complacer a los dioses de los antiguos griegos, los Juegos Olímpicos de la antigüedad sucumbieron por motivos religiosos. Con la prevalencia del cristianismo dentro del imperio romano, el emperador de Oriente y Occidente, Teodosio I, creyendo que las competencias era un vestigio de la idolatría, decidió abolirlas. Así los Juegos Olímpicos del año 393 a. C. fueron los últimos de la antigüedad.

La ciudad de Olimpia y sus alrededores no resistieron la desaparición de los Juegos Olímpicos. Un año después de su abolición, Olimpia fue saqueada debido a una batalla entre bizantinos y godos. En el año 426, Teodosio ordenó quemar al punto de derretir, lo que quedaba del glorioso lugar de Olimpia, cede de los Juegos Olímpicos. Cien años más tarde en el 526, el río Alferios se desbordó, cubriendo el sitio con arena y barro. Una página de la historia de las Olimpiadas o Juegos Olímpicos ahora estaba cerrada.

Gran parte de la historia de Olimpia se encuentra en el sitio arqueológico de la ciudad antigua y en el importante Museo de Olimpia

No te conformes con leerlo ¡Vívelo!

Personaliza un tour privado incluyendo este destino y todos los que quieras.

Nuestros tours son personalizados por ti, para ti, y tus acompañantes. 100% privados y exclusivos, hecho a tu ritmo y medida. Solicita ahora un presupuesto y recibirás una propuesta de tour detallada para que no tengas de qué preocuparte más que disfrutar este fascinante país.

Conóce la Grecia auténtica con nosotros.

Planificar Tour Ahora

Pin It on Pinterest