Afrodita la diosa del amor

Feb 14, 2018Blog, TNV

Afrodita la diosa del amor, siembra la pasión en los mortales y los impulsa al matrimonio o al adulterio. Sus deseos los cumple al pie de la letra, su fiel acompañante, el alado Eros, flechando a sus víctimas sedientas de pasión.

Afrodita es anterior a los dioses olímpicos, ha nacido del impulso genesíaco del cielo (Urano) en conjunción con las aguas. Es un impulso cósmico. Y una fuerza natural primigenia, una divinidad que se reviste de una magnífica figura de joven doncella, y su grácil apariencia se rodea de una singular fascinación. A su paso florece la tierra y con ella van Eros e Hímeros, personificado luego como sus hijos, sobre todo el primero. Son los genios del impulso amoroso que reflejan los encantos de la diosa.

El impulso erótico

Afrodita encarna el impulso erótico  y también el placer del sexo y del relato sexual; simboliza la fuerza de la pasión y el deleite del amor, el atractivo de la belleza y el hechizo de su posesión. Es suave y seductora por excelencia, la acompañan las Gracias y la irresistible Persuasión . Es la diosa amiga de la sonrisa, de las flores y de los jardines.

Sólo Atenea Ártemisa y Hestia, entre los dioses, se sustraen al poder de Afrodita. Hasta el mismo Zeus se deja cautivar por los hechizos amorosos. En el famoso episodio del juicio a París, el príncipe troyano elegido como árbitro entre las tres diosas: Hera, Atenea y Afrodita, concede la manzana de oro como premio a la más bella: Afrodita  la diosa del amor. Ésta a cambio le concede a Helena, la más bella mujer de Grecia, lo que será el motivo de la larga guerra en torno a Troya.

La manzana, objeto cargado de simbolismo erótico, es un fruto asociado a la diosa, como también la paloma, ave emblemática de la suavidad del amor.

Las fiestas de Afrodita estaban ligadas a la sensualidad y a las flores y los perfumes, expresión de los goces naturales de la vida. La amable diosa de los jardines recibía culto en las fiestas en recuerdo de su amado Adonis, y las lamentaciones rituales por la triste muerte del favorito de la diosa.

Afrodita la diosa del amor, recibía culto en unos círculos singulares, en los que la diosa era invocada con afectuosa veneración y una amable familiaridad, en una atmósfera esencialmente femenina y privada. Es el tipo de religiosidad que conocemos por los fragmentos de los poemas de Safos de Lesbos. Allí la poetisa se dirige a la diosa invocándola repetidamente, con una personal devoción. La invita a venir en su auxilio, a favorecer sus amores, atrayendo apasionadamente a su amada, o bien participar en la fiesta nocturna en un bosque de manzanos.

Afrodita la diosa del amor

Afrodita es como los otros dioses griegos,  despiadada y rigurosa en castigar a los que desdeñan su poder. Así destroza la vida de Hipólito, el casto seguidor de Artemisa, y no vacila para ello en utilizar a la apasionada Fedra. Otorga  también su favor a algunos héroes, como Jasón, haciendo que Medea se enamore de él, y a Teseo, inspirando amor a Ariadna. En la pasión se revela el gran poder  de la diosa.

La figura de la diosa desnuda, tal como aparece en algunas representaciones asiáticas de la diosa del amor, fue sustituida en Grecia por la de la hermosa y esbelta Afrodita diosa del amor ataviada con el largo pelo, coronada, y con brillantes collares y adornos. Pero la estatua de Praxíteles que  esculpió para el   santuario  de Cnido la representa denuedo en su total desnudez.

Desde la época helenística Eros aparece acompañando a la diosa en forma de niño alado y travieso. Ya en época clásica la diosa se presenta acompañada por jóvenes alados, en representación de su gran poder de seducción.

En el Museo arqueológico de Atenas se puede contemplar una escultura de la diosa Afrodita acompañada de Panna y Eros. La escultura fue descubierta  en la casa de Poseidoniai de Beirut en la isla de Delos. En su base inscrita establece que es un tributo a Dionisio de Beirut. Afrodita está desnuda y trata de eliminar a la Panna que ataca su erotismo. En su mano derecha, sostienen su sandalia de manera amenazante, mientras que su hijo, el dios alado Eros la trata de ayudar. La escultura es de una altura de 1.55 m.

No te conformes con leerlo ¡Vívelo!

Visita éste y otros lugares más de Grecia con nosotros.

Nuestros tours son personalizados por ti, para ti, y tus acompañantes. 100% privados y exclusivos, hecho a tu ritmo y medida. Solicita ahora un presupuesto y recibirás una propuesta de tour detallada para que no tengas de qué preocuparte más que disfrutar este fascinante país.

Conóce la Grecia auténtica con nosotros.

Planificar Tour Ahora

Artículos relacionados

La Salud en la medicina de la Antigua Grecia

La Salud en la medicina de la Antigua Grecia

"Es mejor prevenir que curar” un frase célebre que llega a nuestros días del "padre" de la medicina, Hipócrates (460-370 a. C.). En la era de COVID-19, el tema de la salud, la información y la prevención se ha convertido en parte de nuestra vida diaria. Así que hoy es...

Paxí, una isla de ensueño

Paxí, una isla de ensueño

La primera sensación al tomar contacto con esta pequeña isla de Paxí, es la de encontrarse inmerso en un paraíso de belleza exuberante; es un islote de increíble verdor que está a tan solo 7 millas náuticas de la isla de Corfú. La exuberante vegetación, en combinación...

Petralona, descubre la prehistoria

Petralona, descubre la prehistoria

La existencia de una gran cantidad de cuevas en un país, donde el 65% del terreno es de piedra caliza, es perfectamente normal. Además, Grecia es el segundo país después de China con el mayor número de cuevas del mundo. Varios miles de estas formaciones han sido...

Pin It on Pinterest